Cobranza Legal

Un determinado porcentaje de casos, dependiendo la industria o giro de su negocio, tendrá que resolverse mediante la acción judicial. Hay asuntos donde ésta instancia es la única opción, y debe agotarse. No puede dejar a su deudor tranquilo sin pagar, para ello existe esta vía, y debe hacerse de forma acertada.

DEBT COLLECTION SERVICES desarrolla para usted un procedimiento legal transparente, desde su implementación hasta su conclusión, mediante la ejecución de la sentencia, siendo muy cuidadosos siempre en emitir un resumen de actividades práctico y objetivo, presentando a nuestro cliente las posibilidades REALES que su caso tiene de ser recuperado, así como una estimación del tiempo que puede llevarse ventilar el caso en Tribunales.

De esta forma, se busca minimizar en el mayor grado posible, el que usted invierta en un caso sin posibilidades de recuperación.

Usted estará informado del avance de cada etapa procesal, y nuestro esquema de honorarios le evitará lo que tristemente es la realidad en la mayoría de los despachos o empresas de cobranza: que usted termine invirtiendo en un asunto que no se cobrará, y que al final lo único que pasó con su caso es que su déficit creció.

Tipos de Juicio con los que normalmente se recupera una cuenta:

Juicio Ejecutivo Mercantil: es el medio ideal para litigar un asunto cuyo objetivo primordial es el cobro. Se ejerce sobre pagarés y cheques normalmente, pero también incluye otros documentos que traen aparejada ejecución y que se encuentren dentro del término de vencimiento.

Su gran ventaja es que, desde el momento del emplazamiento, puede el Acreedor señalar bienes para embargo, en caso de que el deudor no quiera o pueda pagar al ser notificado.

El resto de las etapas transcurre más o menos en los mismos tiempos que la vía Ordinaria Mercantil, sin embargo cuando se logró llevar acabo señalamiento de bienes durante la diligencia de emplazamiento, la presión ejercida al deudor es la principal herramienta para lograr el cobro. Muchas veces, incluso antes de la sentencia logra acordarse con el deudor la forma de pagar, ya que éste se encuentra interesado en levantar el embargo.

Juicio Ordinario Mercantil: este tipo de procedimiento se utiliza para litigar el cobro de asuntos que NO están amparados con pagaré, cheque, o documento que tenga aparejada ejecución. Principalmente los casos en litigio llevan como soporte facturas, contra recibos, remisiones y demás documentos que se estilan en cada industria. La finalidad es demostrar que existió una relación comercial, y que de ella derivó la deuda.
Una desventaja de este medio, es que sólo pueden señalarse bienes para embargo al momento de que la sentencia es dictada, lo que en ocasiones puede dar tiempo al deudor para evadirse, esconderse o incluso, huir.

Denuncia o Querella ante Ministerio Público: Al tratarse de asuntos provenientes de ventas a crédito, la mayoría de las veces resulta difícil tipificar asuntos de orden mercantil en el orden penal, sin embargo hay situaciones muy específicas donde este figura jurídica es viable, y donde la tipificación de un delito es evidente.

Desgraciadamente, muchos abogados en el medio venden a sus clientes la idea de que podrán con un cheque devuelto "meter a la cárcel" a sus deudores y con ello cobrar la cuenta, pero la cruda verdad es que rara vez eso es posible, y en cambio, al empresario ya le costó el procedimiento, las "compensaciones a funcionarios" y evidentemente los honorarios de su abogado.

La rama Penal es una herramienta útil, pero debemos dejarlo claro y bien establecido de nuevo, en situaciones muy específicas y no como una regla general es que debe usarse esta valiosa herramienta.

Medios Preparatorios de Juicio y Diligencias de Jurisdicción Voluntaria: medios donde no existe una coerción por parte de la autoridad, sino que esta actúa como figura ante la cuál y mediante la cuál, el que se dice acreedor reclama el pago del crédito a su deudor. En un 95% de los casos en que esta vía es socorrida, se trata de un paso previo a la instauración de un Juicio Ordinario Mercantil. Sin embargo, en algunos casos se logra ya sea el pago, o bien elevar el juicio a la categoría de Ejecutivo, una vez que el demandado o requerido judicialmente, reconoce su adeudo ante el Juzgado.